“Víctor Fernandez era una de los jóvenes más apreciados  del humilde barrio en el cual vivía . Con solo 20 años, dedicaba varia horas del día a estudiar y  trabajar de repartidor, con la finalidad de ayudar económicamente  a su madre, viuda desde varios años atrás. Abiertamente gay, consideró su felicidad completa, al enamorarse de Esteban, quien parecía  corresponder de igual forma a sus sentimientos.

 

Pero cuando su mamá  fallece, la estabilidad que había logrado hasta ese momento, parece darse vuelta.  Obligado a realizar las tareas más inverosímiles para sobrevivir, intentará evitar de todas la formas posibles, que servicios sociales no lo aleje de su hermana menor, la  única familia con la que contaba.

 

 

 

Diez años después,  Víctor, convertido en un gran empresario, tiembla  ante un nuevo cimbronazo del destino ocasionado por el joven activista Noel, quien reclama  por un delito que el hombre jura no haber cometido...

 

Una historia de sueños y frustraciones, traiciones y mentiras, con un mensaje esperanzador aún en los momentos más  tétricos, haciéndonos comprender, que la verdad y el amor, pueden sorprendernos en cualquier momento y lugar, cuando menos lo esperamos.

 

 

 

Y como dijo el famoso Alan Turing: “A veces, la persona que nadie imagina capaz de nada, es la que hace cosas que nadie imagina”

 

 

 

Mi página en Amazon:Mi página en Amazon:

 

Si deseas algún libro y no puedes comprar,búscame.

Sheina

 

Garufa

Muchas veces el amor puede ser caprichoso e incomprensible, obstinarse en unir personas que para la mayoría de los mortales son tan diferentes  como el sol y la luna. Renegado, indómito es capaz de llevar a cabo las batallas más duras con tal de  salir victorioso. Y eso fue justamente lo que le ocurrió al reconocido  Dr Gideón Klein, quien fue de capaz de enfrentarse  a toda su familia para conquistar el amor de su vida, un personaje alocado e impredecible, pero con un gran corazón. Aprendamos   la lección de vida que nos da este “Garufa”, mientras reflexionamos acerca de la famosa frase de León Tolstoi sobre la familia:

 

“Todas las familias dichosas se parecen unas a otras; cada familia infeliz es infeliz a su manera.”

 

Y recordemos que quizá, todos nosotros necesitamos un “Garufa” cerca nuestro , para que nos ilumine el camino con diferentes colores.

 

Le dijeron que para ser un hombre de verdad tenía que aprender a luchar ,y nunca más dejó de hacerlo. Hasta que él apareció en su vida, e intentó mostrarle que el mundo, podía ser un lugar diferente si lo recorrían juntos…