Cumplí mi promesa

 

Pude cumplir mi promesa,

no quedarás olvidado,

la eternidad nos espera

comienza a extender sus brazos;

volaremos hacia ella,

como un día lo juramos,

y la muerte carroñera,

jamás podrá alcanzarnos,

vencimos con entereza,

porque supimos amarnos,

y en ansiosa primavera,

nuestras cenizas volaron,

solos tú y yo, dos estrellas,

bajo ese cielo callado,

supimos dejar las huellas,

que marcaron el milagro,

en esa marcha perfecta,

fuimos dos enamorados,

atrás quedó la tristeza,

polvo gris en el pasado,

y ángeles con sus trompetas,

radiantes nos anunciaron,

lograron abrir la puerta,

 juntos la atravesamos,

cuando cumplí mi promesa,

guardé tu boca en mis labios,

fuiste mi eterno poema,

aquel que nunca callamos,

nuestros nombres tiernas  letras,

continuaron por los años,

como una etérea leyenda,

que nacía, al reencontrarnos.

 

      Paisaje campestre

 

Me recuesto sobre el pasto,

entre la hierba aún verde,

vibran mis ojos cerrados

ante ese cielo celeste,

 

y sobre  un cálido manto,

de algunas hojas crujientes,

siento que voy regresando

a mi paisaje campestre,

 

amor de hace tantos años

que hoy se volvió presente.

Bailan las ramas de un árbol,

saludan tímidamente,

 

junto al súbito canto,

de pájaros persistentes

que se van entreverando

al rugir una vertiente,

 

 en los caminos ajados

por donde vaga mi mente,

nostalgia que no he olvidado,

sobre ese retrato agreste,

 

anhelos enamorados,

recuerdos hacia mi gente,

reviviendo entre mis brazos,

decidieron no perderse;

 

y fiel tiempo ha resguardado,

en mi  poema campestre.

Monasterio de poemas. 

 

Luce como llama el cielo,

en magnifica belleza;

reflejo de tantos sueños,

mezclados con las estrellas;

 

un coloso monasterio,

que se confunde en la tierra,

bajo un profundo silencio,

haciendo honor al poeta;

 

mientras piensa nuevos versos,

hincado en altar de letras,

uniéndose al universo,

con esa magia secreta;

 

que camina por el tiempo,

en firme viaje sin tregua,

y esos colores perfectos,

escritos en hojas frescas,

 

que los árboles perplejos,

van regalando al profeta,

entre nubes de misterio,

al sentir la luna nueva;

 

ensalzado en fiel concierto,

apenas el día llega,

con los acordes del viento,

y las musas que festejan,

 

en coloso monasterio

enalteciendo al planeta;

protegido con recelo,

por los versos del poeta.

 

LLuvia de abril

 

Llovizna de abril

sonrisa de otoño,

transformó el añil

en ropa de oro,

 

la tiñó de gris,

cuando abrió los ojos,

hasta descubrir

sus besos ansiosos,

 

historia sin fin,

mágico retorno,

viajando hacia mí,

junto a cada otoño,

 

luna de marfil,

entre ocre y rojo,

ese mes de abril,

al que tanto añoro.

 

Y fue en la oscuridad

 

Y fue en la oscuridad

donde rocé tus dedos,

cual profundo volcán,

estallaba en mi cuerpo,

 

tus labios sin hablar

me llenaron de versos,

en esa inmensidad,

disfrazada de cielo,

 

y aún sin descansar,

nos sorprendió el deseo,

viajando en libertad,

se acercó a nuestro encuentro,

 

 estrofas cual cristal,

brillaba desde el lecho,

en firme realidad,

que se encendió de nuevo,

 

y al volvernos a amar,

también se volvió sueño.

 

El poeta y la luna

Bajo aquella noche oscura,

iba avanzando el poeta,

trataba de hallar las musas,

para rogarle por letras,

 

caminó entre la bruma,

hasta  encontrar las estrellas,

sonrientes desde la altura,

lo miraron con sorpresa;

 

a esa cálida figura,

tan frágil sobre la arena,

junta a olas iracundas,

que no tenían respuesta.

 

Y así lo encontró la luna,

embargado de tristeza,

besó su piel con dulzura,

acercó nuevas promesas,

 

con amor borró su angustia,

acarició con presteza,

hasta él llevó a las musas,

disfrazadas, de poemas,

 

ya no tuiveron excusas,

y recitaron con fuerza,

en esa noche profunda,

que al fin se volvió una fiesta;

 

y feliz  sobre las dunas,

aplaudía, su poeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El túnel del tiempo

Encontré el túnel del tiempo,
y viajé hasta mi niñez,
allí encontre´mis recuerdos,
con su vestidos de ayer,

quiso dibujar mis sueños,
que dormían en papel,
se encendieron como fuego,
y pugnaron por volver,

con nostalgia hasta mi pueblo,
que se mantenía fiel,
a ese viaje por el tiempo,
que acariciaba mi piel,

junto a extraños sentimientos,
negándose a envejecer;
pues aún tenía por dentro,
colores de la niñez.

Sheina Leoni -safe creative-"Historias de la luna"

La  luna y el mar

 

 

 

Canta luna enamorada

 

sobre la orilla del mar,

 

bajo esa noche callada,

 

con aire de libertad,

 

 

 

acunada de nostalgia

 

en la vasta oscuridad

 

solo algo iluminada

 

por la luz de una ciudad,

 

 

 

dormitando entre la nada,

 

con sus luces de cristal,

 

y  alguna estrella olvidada,

 

que la ansía cortejar,

 

 

 

mientras resuenan las aguas,

 

de las olas al chocar

 

contra rocas que la llaman

 

haciéndola recordar,

 

 

 

que su vida es un llama,

 

antorcha en la inmensidad.

 

Primavera hay en su alma;

 

que prometió no marchar,

 

 

 

se  extiende sobre la rambla,

 

al sol quiere saludar;

 

suspira la enamorada ,

 

decidida a descansar

 

 

soñando con la esperanza,

 

a su amante reencontrar,

 

cuando la noche sin pausa

 

otra vez pueda llegar,

 

 

 

y vistiéndose de plata,

 

la luna intente  soñar,

 

esa historia que no acaba;

 

pues revive, junto al mar.

 

 

 

 

 

 

 

El reto

Te reto a que me ames,
hasta el amanecer,
la luna nos abrace,
y una nuestra piel

que las estrellas bailen,
cuando sientan volver,
el deseo flagrante,
junto a ese amor tan fiel,

augurios al rozarme,
gimiendo de placer,
sobre lecho que arde,
festejando con él,

en un mágico instante,
remebranzas de ayer
que al cielo se expande,
al besarte otra vez;

un reto inolvidable,
guiado por la fe,
de que serás mi amante,
con cada anocher.

safe creative
Sheina Leoni Abril 2018

La mañana está fría

Hoy la mañana está fría,
pues sabe que te has marchado,
y llevaste la poesía,
que dormía entre mis labios;

hasta mi alma suspira,
está muerta de cansancio,
por esa noche perdida,
alejada de tus brazos,

que la tarde presentía,
pero las horas robaron,
remembranzas afligidas,
corazón hecho pedazos,

y un esperanza que gira,
junto al amor, agotado;
foco fugaz en mi vida,
desde que tú me has dejado,

aquella mañana fría
acuciada por los años,
promesas que resucitan,
en amarillo retrato,

desncasando en mis puplilas,
que te siguen agaurdando.

safe creative
abril 2018
sheina leoni

Los pájaros dormidos

Los pájaros dormidos
descansan bajo el cielo,
en las noches de estío,
le narran sus recuerdos;
y cuando llega el frío,
disfrazado de invierno,
en su cálido nido,
reciben su consuelo,
acallarán sus trinos,
apagarán los versos,
hasta que el día furtivo
anuncie su regreso,
y en fresco compromiso,
renazcan con el viento,
intenso colorido,
hacia su amante, el cielo,
que se extiende traquilo,
sonríe satisfecho,
y espera comprensivo,
que lleguen a su encuentro,
un viaje sin olvido,
en dichoso aleteo,
hacia ardiente camino,
para buscar más sueños.

Corazones afines

Amarnos hasta el cansancio,
sin decir una palabra,
para escuchar de tus labios,
la pasión que nos reclama;

como fuego atormentado,
adhriéndose a la cama,
dando luz a ese milagro,
que en los cuerpos hace llama,

cuando al fin nos encontramos
en esa instancia sagrada,
cenizas hacia el espacio,
apenas vuelan las almas;

agradeciendo el regalo,
aún dormido en tibia almohada,
ese amor que disfrutamos
bajo la luna de plata;

corazones abnegados,
junto a promesas calladas,
dormidos en nuestros brazos,
hasta ver llegar el alba;

y seguir ,siempre soñando,
en nuestras francas miradas,
que se abren al rozarnos,
para regalarnos alas,

hacia un furturo cercano,
donde vive la esperanza,
y ese amor que derrochamos,
cada noche,en grácil cama.

Sheina Lee Leoni-"Historias de la luna"
Pronto- safe creative

      Milagro


Repleta de poesía,
la noche va llegando,
ferviente se aproxima
como eterno milagro,
quizá dulce sonrisa,
al cielo enamorado,
un soplo hacia la vida,
rendida ante ese encanto,
rozando sus pupilas,
pintadas de verano,
aquellas que titilan,
al presentir sus labios…
La luna consentida
se aprieta entre sus brazos,
ansiosa de caricias,
ha perdido el recato,
y repleta de dicha,
con ella va avanzando,
entre las nubes brilla
su mágico descaro;
un sueño que ya expira
otro que va llegando,
mientras la tierra gira
con el sol de la mano;
nuevos colores vibran
cuando va despertando,
y la noche dormita,
ante nuevo milagro.

El baúl de mis recuerdos

Voy camino hacia mi infancia,
por el valle de los sueños,
vestida con fiel nostalgia,
abriendo el túnel del tiempo,

allí llego, está mi casa,
oigo el ladrido del perro,
ese que sigue a mi alma,
sin dejarla ni un momento,

junto a la risa añorada,
de los ojos del abuelo,
quien dulcemente narraba,
sus historias de misterio,

esperándome guardadas,
en el baúl de recuerdos,
aún con hojas ajadas,
plenas de recogimiento;

y mientras sigo mi marcha,
la alegría va fluyendo,
hacia la acera gastada,
por los infantiles juegos;

bajo esa luna de plata,
enredada entre mis dedos,
en esa noche callada,
y su angelical reflejo;

ya la familia esperaba,
anhelando mi regreso,
con la cena preparada,
dulce amor, ardiente fuego,

que en las paredes flotaba,
junto a cálidos momentos,
cubiertos de intensa magia,
sin jamás volverse viejos,

pues la vida los guiaba,
cuidadosa, en mis recuerdos.

Llámame cada noche...

Ámame al llegar la noche,
has que sea nuestra la gloria,
cuando pronuncie tu nombre,
entre besos que lo honran;

volemos al horizonte,
mientras transcurren las horas,
en el cielo casi ocre,
por esa pasión que ahoga,

apenas el sol se pone,
y tímida luna asoma,
junto a las caricias nobles,
que sobre mi rostro brotan;

cálido lecho en desorden,
húmedo por nuestro aroma,
bebiendo el profundo goce,
que audaces cuerpos invocan;

cuando resurge tu nombre,
sobre mi animada boca,
y afines corazones,
cada vez,que tú me rozas.

Siempre es tiempo para amar

 

Renace el amor,
cada madrugada,
se vuelve canción
entre notas claras,
pinta de color,
calles solitarias,
volviéndose sol
en tardes nubladas,

sueños y esplendor
con la luna blanca,
plena de pasión
cuando este la llama,

no existe el adiós,
si la gente ama,
porque su ilusión,
unirá las almas,

ardiente calor,
intensa fogata,
quemando el temor,
al fluir las llamas,

porque el tiempo es hoy,
junto a esa esperanza,
que traerá el amor,
vestido de magia.

 
 
 

 

Seré...

Seré tu luz en la noche
y promesa en la mañana,
sueños marcados en bronce,
eternos tendrá mi alma,

el deseo será goce,
jugando sobre la cama,
cielo color ocre,
y la luna resignada,

por no escuchar nuestras voces,
cuando otra vez llegue el alba...
Volar hacia el horizonte,
y perdernos en la nada,

seguir sin saber a donde,
tú y yo juntos, fresca magia,
olvidar cualquier reproche,
entre las caricias gratas,

resguardadas cada noche,
al sentir cuanto me amas,
y en los besos que tu escondes,
cada día , en nuestra almohada.

Sentada en la arena

Sentada en la arena,
escribo tu nombre,
me vuelvo poeta,
cuando el sol se pone,

y mi alma vuela
pinta el horizonte,
llama a las estrellas
vestidas de noche,

con viejas promesas
nuestro amor recoge,
fantasia perfecta,
plena de ilusiones

firme centinela
que jamas se esconde,
en mi marcha eterna
bajo cielo ocre,

junto a luna llena,
de nuevos colores,
quien mistica reza,
al viento tu nombre.

Las cuatro estaciones del amor.

 

Verano

 

Cálido verano

lleno de esperanza,

el sol que renace

entre nubes mansas;

 

que en el cielo juegan,

mágicas avanzan

recorriendo el mundo

en su feliz danza.

 

La gente sin prisa

detiene su marcha,

disfruta esos días

de promesas claras

 

que trae el verano

cada madrugada

protegiendo ansioso

la noche estrellada,

 

con esa belleza

eterna y amada,

que se va asomando

cuando el día acaba.

 

Los días transcurren

y el verano pasa,

lo guarda mi mente,

lo cuida mi alma,

 

pues en poco tiempo

solo habrá nostalgia

de cálidos días

y frondosas ramas,

 

momentos hermosos

de cuentos de hadas

que acerca el verano

cada temporada.

 

 

 

        Otoño.

 

El murmullo de las hojas

nos anuncia su llegada,

el aire ya se ha pintado

de esa extraña tonada,

 

que ha transformado las calles

en un alfombra dorada.

El otoño nos abraza,

nos observa con sigilo

 

mientras marchamos sonriendo

a lo largo del camino,

pues de tanto acariciarlo

ya nos hicimos amigos;

 

y  aunque la noche se acerque

seguimos   siempre tranquilos,

pues nos sigue acompañando,

haciéndose el distraído.

 

Mágica estación de oro,

que jamás tendrás olvido

pues con su encanto de oro

nos haces caer rendidos,

 

y esperando un nuevo día

marchamos agradecidos

por estar junto al otoño

y  cada año vivirlo.

 

 

 

       Invierno

 

  El día gime asustado

 acompañado del tiempo,

 las horas pasan volando

al ver llegar el invierno,

 

y la ciudad se acongoja

pues van surgiendo los miedos

entre tormentas sombrías

que de a poco van cayendo,

 

 La niebla se hace costumbre

y el sol se ha vuelto ciego,

escondido en tonos grises

con los que se pintó el cielo.

 

El viento gime con fuerza,

parece estar enojado,

los árboles se estremecen

pues se encuentran asustados,

 

de esos momentos tan duros

que otra vez han llegado.

Los paraguas de colores

se inclinan ante la lluvia,

 

que acompañando el invierno

ha desatado su furia,

mientras se ven por la calle

jugueteando  entre los charcos

 

algunos niños audaces

que hacen flotar sus barcos;

capitanes soñadores

en las veredas soñando

 

pues el invierno es su amigo

y los va acompañando.

La noche cubre la tierra

y la luna está brillando,

 

las estrellas ya se asoman

la tormenta va marchando,

solo se escucha a lo lejos

el viento, que sigue aullando,

avisa que se preparen

pues el invierno ha llegado;

 

 y aunque parece enfadado,

también él tiene su encanto.

 

 

        Primavera

 

Ya llegó la primavera

de la mano del amor

veo su rostro  acercarse

entre nubes  de algodón.

 

Sus ojos ríen al verme

transmitiéndome ilusión,

pues trae el dulce perfume

de la más excelsa flor

 

que solamente renace

en esta tierna estación.

Primavera enamorada

plena de luz y color,

 

no deseo que te vayas

pues has traído el amor,

me regalaste la vida

junto a una bella canción,

 

vestida de golondrina

y pintada por el sol.

Dulce y tierna primavera

en ti guardas la pasión

 

que regresa cada año

sin jamás decir adiós,

sé que volverás de nuevo

en la próxima ocasión,

 

abrazada por la brisa,

seguida por la pasión,

mariposa enamorada,

llena de luz y candor,

 

capaz de pintar el mundo

 y también mi corazón,

pues tú tienes la semilla

que mi espíritu sembró

 

lo tocaste con tu magia

flor eterna, germinó.

 

Los ojos de la gente

Los ojos de la gente
traslucen tantas cosas,
dolores infinitos
caricias amorosas,
nos hacen en silencio
promesas tan hermosas,
tan suaves como el viento
al rozar una rosa,
o cual tarde de otoño
dorada por las hojas.
Los ojos de la gente,
nos dejan ver su alma
mostrando sus rencores,
los sueños y esperanzas,
espejos de la vida
que hay en cada mirada,
nos dicen del amor
o de sueños que viajan...
Mirarnos a los ojos
es como hacer magia
y conocer al otro
sin precisar palabras.

Maldito Cupido

 

Me desperté a tu lado
aún yacías dormido,
sentí el calor de tu aliento,
que fue llevándose el frío,
pasión ardiente y fogosa
en esos labios queridos,
despertando lentamente
se posaban en los míos ,
amantes a la deriva
sucumbían los gemidos,
los grillos tercos cantaban
al compás de los suspiros;
hasta que llegó ese día;
en mi vida el más temido,
la oscuridad arreciaba,
junto a ese lugar vacío
que quedó cuando marchaste
relegándome al olvido..
Ruedan mis lágrimas secas,
cual huellas en tu camino,
no entienden porqué marchaste
se hizo misterio el camino,
y entre esta sangre que corre,
dulces sueños que he perdido,
se encuentra vivo tu nombre,
que en otro amor cobró brillo,
solo flotan las palabras
en un eterno vahído,
me dejaste relegada,
el dolor se hizo mi amigo.
Y por la ilusión marchita,
los deseos no cumplidos,
por esta noche profunda,
que dejaste en el camino,
por esa angustia arrogante
caminante sin sentido,
por tantos recuerdos muertos,
hoy te maldigo, Cupido!

 

Atentamente,

SheinaLee

Amor y madera

Una estrella cobró vida,
el cielo se iluminó,
convertida en suave brisa,
invadió la habitación,
un carpintero dormía,
junto al tic tac del reloj,
despertándose de prisa
apenas la luz llegó;
esbozó una sonrisa
hacia el cercano rincón,
abrió firme sus pupilas
cuando una voz lo llamó;
su muñeco de madera,
hacia él se dirigió,
parecía tener alma,
y latir el corazón.
Las lágrimas recorrían
su rostro con emoción,
aquel hijo que él quería
ya no era una ilusión,
un destello refulgía
en su piel melocotón,
dulce mirada lucía ,
como si brillara el sol.
La estrella era su madrina,
en hada se convirtió,
nueva esperanza traía,
el anciano agradeció,
dejó volar la alegría
a ese niño se abrazó,
ya no era una utopía,
su Pinocho despertó.
Un desafío rugía,
fiel destino para dos,
donde eterno brotaría,
con cada sueño el amor.
El hada se despedía,
hacia el cielo regresó,
-pero cuenta la leyenda-
que por siempre, los cuidó.

Recuerdos musicales


Suenan acordes ansiosos,
traen los recuerdos de ayer,

acompañando a la noche
hasta un nuevo amanecer,
me empapo con su nostalgia
mientras intento aprehender
esas notas imborrables
pasión que eterna guardé;
amor hecho melodía,
sigue sonando en mi piel,
remembranzas de un pasado,
hacia el que intento volver;
nunca he podido olvidarlo
pues tú resides en él.
La música va sonando
ya me tiene a su merced,
parece decir tu nombre,
haciéndome estremecer ,
sinfonía incomparable,
quiero sentirla otra vez,
porque cuando ella suena
sé que tú quieres volver.

¿Qué dicen los amantes?

¿Qué dicen los amantes,
cuando llega la noche,
se cuentan los secretos
que en el día esconden,

reconocen sus cuerpos
sin pronunciar reproches,
ente juegos de cama
renaciendo feroces.

y caricias sutiles
junto a locas pasiones.
¿Qué hacen los amantes
al vislumbrar la noche?

Se encuentran en el lecho
olvidan los rencores,
alientan nuevos sueños,
que brotan como flores,

en ese amor eterno
convertido en canciones,
y luces palpitantes,
repletas de ilusiones;

vestidos de misterio
que solo ellos conocen
viajeros en el tiempo;
arden sus corazones;

añoran sin remedio
los momentos de goce
y escapan junto al día,
buscan nuevos acordes;

pensando en ese encuentro
que les traerá la noche.

 Ya no sería poeta...

 
No sería poeta,
sino amara la vida,
si me arrastrara el tedio,
convertido en rutina,
sino viera a la noche,
con su luna encendida,,
entre el amnto de estrellas
que sonrientes titilan.
Jamás sería poeta,
sin aprehender tu risa,
que retoza contenta
en las olas marinas,
sin ver el sol que nace,
cuando se asoma el día;
convirtiendo mis sueños
en grandiosa poesía.
No sería poeta
sin sentir la alegria
de las flores que nacen,
y las aves que trinan,
sin destacar tus ojos,,
maravillosa guía,
de alguien que, como yo,
solo vive entre rimas;
ser poeta de amor
es todo lo que aspira,
convirtiendo a los versos
en aire que respira.
 

Castillos en el cielo

 

Se van formando castillos
de esperanzas y recuerdos,
algunos se aferran firmes,
como cadenas al tiempo,
otros se vuelven cenizas,
porque los abrasa el fuego,
alcanza un leve soplido,
y escapan junto al viento,
llevándose las promesas,
confundidas entre sueños.
Construimos mil castillos,
queremos llegar al cielo
en nuestras almas renacen,
dejándonos su reflejo,
el corazón los construye,
intentando hacerlos nuestros,
pero se vuelven arena
rodando por nuestros dedos,
y solo quedan vestigios
transformados en anhelos,
ilusiones que renacen,
construidas con esfuerzo,
hasta que lo conseguimos,
y esta vez ya no hay incendio,
porque al fin lo conseguimos,
son castillos en el cielo.

 

Se apagó la llama

Se apagó la llama
que encendía mis noches,
calló tu mirada
en la ocuridad,,
fue solo un reproche
que te dio mi alma
cuando te perdiste
en la inmensidad,
de esas horas simples,
que no volverán.
Se opacó la llama
cuando te marchaste,
fiel luna lloraba,
te quiso rogar,
lágrimas saladas,
que el viento arrastraba,
marcando tus huellas,
en la soledad,
mientras avanzabas
dejándome atrás.
El sol retornaba,
junto aun nuevo día,
el dolor se iba
hacia otro lugar,
el fuerzo brillaba
con fuerza bravía,
encendió la llama,

La última luna

 

 

La última luna
durmió en nuestra cama,
se posó en mi cuerpo,
y quedó atrapada,
reflejó tus ojos
dentro de mi alma,
y clamó con fuerza
mientras tú me amabas,
serena y atenta
retornó a la calma,
al quedar dormida,
junto a tu mirada,
y entre dulces sueños
sonrió ensimismada,
se enredó en tu pelo,
ya no se marchaba,
abandonó al cielo
cuando me besabas.
La última luna,
se escoondió en la almohada,
al dormirnos juntos
hasta ver el alba.

 Madrugada

 

El día se ha despertado
vestido de madrugada,
el color de tus pupilas
en el cielo reflejada
se van abriendo de a poco
y van besando mi alma
que les responde gozosa
dulcemnte enamorada
mientras supira observando
la última estrella que marcha.
El día se despereza
y con fuerza nos abraza
el sol camina en lo alto
junto a la vida que llama
anunciando con su brillo
que comienza otra jornada,
extendiendonos su mano
sin decir una palabra,
alcanza con acercarse
y golpear nuestra ventana.
Las horas van transcurriendo
nada queda ya del alba,
quizá antigua pintura
dibujada en nuestra cama
de la cual vamos partiendo
con un poco de nostalgia,
caminando entre las luces
que nuestros sueños reclaman
mientras esperan la noche
y otra vez, la madrugada;
momento ineludible
para aquellos que se aman
recuerdos que no se pierden,
porque la luna los guarda
y al presentir que ya llega
los confía a la alborada.

.Soy libre

Soy libre cuando yo vuelo

en noche de luna llena

mientras mi alma se escapa

porque tu voz la despierta

 

al correr entre los pinos,

o trotar por las praderas,

obedeciendo tan solo

a la voz de mi  conciencia.

 

La libertad es mi guía

la existencia que elegí

jamás  podría cambiarla

porque ya es parte de mi.

es el presente que llega,

 

el futuro por venir,

es la única consigna

que siempre me hace latir,

suspiro al presentirla;

 

junto a mis sueños fluir.

Soy libre porque he aprendido

cada segundo a insistir,

por no temer a las metas

 

que decido perseguir,

enfrentando a las tormentas

jamás me quise rendir;

y hoy sigo libre en el cosmos

 

sin dejarme persuadir,

águila soy en el viento,

que ha pasado por aquí,

cometa en el Universo

 

que ha preferido seguir

por ese camino libre,

que alguna vez concebí,

y entre la magia del mundo,

simplemente , ser feliz.

¿Qué vas a  hacer en la noche?

¿Qué vas a hacer en la noche?
vamos, te invito a volar
quiero encontrarme en el cielo
para enseñarte a amar.
¿Qué vas a hacer esta noche?
Dime, te invito a bailar
bajo las claras estrellas
quiero mi amor confesar.
¿Qué vas a hacer en tu vida?
te quisiera acompañar,
cuando la noche termine
no me decido a marchar;
solo deseo ir contigo,
juntos  a la eternidad,
vivir por siempre en un sueño
que nunca tenga final,
transformar lo que sentimos
en una historia inmortal;
no tengas miedo y decide
vamos a la inmensidad,
que nuestras almas se unan
sin volverse a separar…
El sol se va retirando
ya llega la oscuridad,
dame tu luz , amor mío…
y no te hagas desear.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para añadir tu propio texto y modificarme. Soy un gran lugar para que cuentes tu historia y que tus visitantes te conozcan un poco mejor.