Valentín e Iván eran dos de los mejores médicos del Hospital Británico .El primero, un homofóbico recalcitrante .El segundo un joven gay que vivía libremente su orientación sexual. Sus vidas comenzaron a cambiar cuando el Director del Sanatorio decidió unirlos para combatir juntos al D1, un extraño virus que amenazaba con aniquilar a gran parte de la sociedad. Debían resistir un mes entero conviviendo día y noche en extenuantes condiciones. ¿Qué sería más complejo, sobrevivir al virus o dar rienda suelta a los sentimientos qué fluctuaban en sus corazones?
¿O acaso un final como el siguiente sería posible?
“Yo, Valentín De La Sota, declaro amor eterno a Iván Carriere, a quien considero a partir de este momento y por siempre, como mi amado esposo. Prometo acompañarlo y protegerlo hasta el fin de nuestros días, y si hay otra vida después de esta, seguir a su lado.
-Yo, Iván Carriere, tomo a Valentín De La Sota como mi legítimo marido, a quien prometo amar y respetar profundamente por toda la eternidad.”